Contacto

Tel. 607 907 210. Psicoeivissa@gmail.com.

Llame y deje su mensaje y me pondré en contacto con usted lo antes que pueda.

Mañanas y Tardes:
C/Aragón 9-11. Clínica IMIF.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Las relaciones 2.0

Tanto cambio tecnológico también nos está afectando en nuestra esfera más íntima:  la de las relaciones de pareja o afectivas.

Se crean nuevas formas de conocerse, de tratarse, de quererse... e incluso de terminar con las relaciones.

¿Pero todo esto es positivo y saludable?

A mi manera de entender, es positivo y saludable que las relaciones y la manera como se dan evolucionen con el resto de cambios sociales (¿Alguien se imagina aún yendo a solicitar permiso a los padres de su pareja para salir con ella?), aunque si que es cierto que tal como evolucionan las cosas, existen riesgos y aspectos de las nuevas tecnologías, que más que acercar y facilitar la comunicación, alejan a las personas o las somenten a riesgos importantes.

Bajo mi punto de vista, la relación virtual, la ciber-relación, puede ser un buen apaño para aquellas personas que por las más diversas razones no pueden verse tanto como desearían, no obstante NADA PUEDE SUSTUIR LA PRESENCIA Y EL CONTACTO REAL Y EN DIRECTO CON LA PERSONA QUE SE QUIERE.

Así hoy día proliferan las personas que establecen relaciones a través de redes sociales, chats... algo que a mi relamente me asusta, dado que en ese tipo de situaciones, jamás se puede conocer al otro de la manera que se le conoce si se le trata en persona. La distancia física que ofrece internet, permite manipular muchos aspectos de uno mismo y presentarse de la manera que uno estime más conveniente, sesgando aspectos muy importanes que el otro debería de conocer, y que en la relación cara a cara se perciben de manera casi instantánea.

Bajo mi punto de vista, los nuevos medios tecnológicos solo sirven para poder acercar a parejas que no pueden estar lo suficientemente cerca para verse en persona, pero jamás sustituirán al verdadero contacto humano físico, sentimental y sexual, que es el verdadero ingrediente de las relaciones de pareja.

Algo que me pregunto de manera importante:  ¿Qué es lo que lleva a bastantes personas a convertirse en novios virtuales, amigos virtuales, amantes virtuales, e incluso consumidores y clientes virtuales, en vez de vivir las cosas en directo y de manera personal? La única respuesta que me sale, es que si la mayor parte de la vida emocional y social de una persona transcurre con una pantalla de por medio y en soledad, algo está pasando que hay que analizar.

Saludos a todos.