Contacto

Tel. 607 907 210. Psicoeivissa@gmail.com.

Llame y deje su mensaje y me pondré en contacto con usted lo antes que pueda.

Mañanas y Tardes:
C/Aragón 9-11. Clínica IMIF.

viernes, 27 de febrero de 2015

El sujeto, su deseo y la sociedad.

Me gustaría hablar en esta entrada acerca de algo que vengo desarrollando en las últimos tiempos fruto de mi formación, experiencia personal y profesional.

Pienso que la clave más importante de la responsabilidad que tenemos como personas, como sujetos, es poder acercarnos a nuestro propio interior y encontrar en este que es lo que nos anima y nos mueve como sujetos, como personas. En lenguaje psiconalítico: ser capaces de poder descubrir, reconocer, aceptar sostener y perseguir nuestro propio deseo, incluso aunque no sea aquello que se supone que se esperaría de nosotros o esperarían nuestras personas más allegadas. 

En mi opinión, la sociedad actual no promueve en las personas que puedan estar en contacto con lo más íntimo y auténtico de ellos mismos, con la singularidad que nos hace únicos, sino que más bien uniformiza, clasifica, agrupa a las personas, con diversos fines, alienando de esta manera las posibilidades del individuo que a menudo no puede emerger bajo la múltiples etiquetas que le vienen impuestas,

Por debajo de esto también se identifican de manera  muy clara movimientos tendentes a la explotación, sobretodo de carácter económico, y a una carrera desaforada por un consumo sin pensamiento ni medida, que incluye el consumo no solo de bienes y servicios sino también de ideales (juventud), formación (másteres habidos y por haber), control del propio cuerpo (cirugía estética)...

Me pregunto cual sería el curso y el devenir de las sociedades, si estas estuvieran formadas por individuos que si han podido realizar su propio encuentro que aquello que les define como personas, creo que el curso de los acontecimientos podría variar. Me pregunto también si aspectos como las enormes desigualdades, las guerras, la miseria, no serán en el fondo el acúmulo de todas aquellas partes y cuestiones de cada sujeto desconocidas que se acumulan y se expresan sin freno a través de estos fenómenos globales.

En suma creo que la clave de que algunas cosas puedan cambiar late en el corazón de cada uno de nosotros como sujetos individuales. El trabajo a realizar es un trabajo acompañado de alguien que haya hecho este mismo trayecto, en el que nos ponemos ante nuestro propio espejo trabajando sobre nuestras corazas, nudos, aprendizajes, interferencias, contradicciones...

Gracias.